Home Comercial Sucretización

SUCRETIZACIÓN
La asunción de las deudas del sector público y privado por parte del Banco Central

En 1983, por presión del FMI y del Comité de Gestión, el BCE asume el rol de deudor de elevadas obligaciones de entidades públicas y privadas y contrata créditos en el exterior, directamente con la banca privada internacional, destinados a liquidar los "Pagarés". Los recursos no venían a Ecuador sino que se quedaban en la banca acreedora para el pago de los contratos anteriores. No hubo contabilización en el Banco Central de estos pagos en el exterior.

El primer Convenio, ERA-83, por US$ 1.100 millones, significó la liquidación de "Pagarés" (por US$ 698 millones) y cuotas de los "Contratos Originales" de entidades del sector público y gobierno (por US$ 400 millones). Esta modalidad de "conversión" permitió el pago, directamente en el exterior, del valor nominal de deudas cuyo valor de mercado era mucho más bajo. El agente fue el Lloyds Bank.

Adicionalmente, el Banco Central contrató, en el mismo año, créditos denominados "Dinero Fresco" por US$ 431 millones, actuando como agente el Lloyds Bank.

El BCE asumió también la deuda externa privada, en el proceso denominado "Sucretización", que generó elevados perjuicios al Estado ecuatoriano, por un monto acumulado de US$ 4.462 millones. Los beneficios otorgados al sector privado fueron ampliados en 1984 y 1985 por disposiciones de la Junta Monetaria, sin autorización legal del Ejecutivo. La falta de control fue una puerta abierta para que pudieran sucretizarse créditos ficticios y créditos irrecuperables.

Se evidenciaron diversos "mecanismos" creados por resoluciones de la Junta Monetaria, especialmente en 1988 (fines del gobierno de León Febres Cordero), que permitieron a la banca privada nacional, a empresarios y particulares, la conversión en el Banco Central, a valor nominal, de la deuda externa ecuatoriana comprada en mercado secundario a un promedio de 30%.

Nuevos refinanciamientos se repitieron en 1984 (ERA-84, por el monto de US$ 350 millones) y en 1985 (MYRA por el monto de hasta US$ 4.000 millones), mediante los cuales una parte de la deuda externa del sector público sería convertida cada año, de 1985 hasta 1989, directamente en el exterior, con la contratación de nuevos créditos por el mismo valor. El agente de ambas negociaciones fue el Lloyds Bank. Adicionalmente, el Banco Central contrató en 1985 créditos denominados "Dinero Fresco" por US$ 200 millones, con el mismo agente.

En 1986 se firmó un nuevo Convenio de Consolidación referente a deudas del sector privado asumidas por el BCE, por el monto de hasta US$ 1.600 millones. El agente fue el Citibank.

Para cubrir las pérdidas resultantes del BCE se creó un artificio al que se denominó "Mecanismo Complementario", mediante el cual el Ministerio de Finanzas emitía "Bonos del Estado" y los entregaba al Banco Central del Ecuador. Este organismo informó a la CAIC que dichos bonos nunca se emitieron de forma definitiva y jamás se integraron a las estadísticas.

::::: Descargar informe final Sucretización (PDF). Click aquí

 

 

 
banner1
banner2_new
banner3